Mocos permanentes, picazón y estornudos... ¿qué hacer?

Es difícil hablar de curación, pero cuanto antes se diagnostique mejor

Doctora Gretel Morena, pediatra alergista


El otoño se caracteriza por el cambio de climas, es una época donde suelen aparecer cuadros respiratorios vinculados a alergias estacionales. ¿Cómo identificarlas?, ¿qué son?, la doctora Gretel Morena, pediatra alergista, explica cómo reconocerlas y qué medidas tomar para tratarlas.

¿Qué son las alergias de estación?

La alergia es una enfermedad sistémica y por lo tanto puede manifestarse en diferentes órganos: piel (dermatitis, urticarias), ojos (conjuntivitis), nariz (rinitis alérgica), oídos (otitis con efusión), pulmones (asma), etcétera. El mecanismo es una reacción inmunológica que se produce en individuos genéticamente predispuestos, en los que factores del medio ambiente favorecen su desarrollo. En el caso de la rinitis alérgica puede ser intermitente o persistente según su duración en el tiempo; y leve, moderada o severa de acuerdo a su intensidad. Pueden ocurrir "empujes estacionales" en aquellos pacientes que estén sensibilizados a alérgenos como pólenes o esporas de hongos.

¿Qué síntomas presentan en los niños?

Los síntomas de la rinitis alérgica incluyen: resfrío acuoso persistente, prurito nasal, estornudos y obstrucción nasal. Es importante diferenciar un "resfrío común" de un empuje de rinitis alérgica. En el resfrío común la causa es un virus, la aparición es lenta, los estornudos son aislados, puede haber fiebre, dolor de garganta, tos leve y malestar general. Mientras que en el empuje de rinitis alérgica no hay fiebre ni malestar; puede asociarse con prurito ocular y tos seca.

¿Qué tratamientos se pueden ofrecer?

En primer lugar se debe evitar el alérgeno, es decir aquellas sustancias que pueden causar empujes. Dentro del hogar es fundamental evitar la acumulación de polvo doméstico porque en él se encuentran los ácaros, que son desencadenantes en la mayoría de las personas afectadas. Se recomienda ventilar la casa y permitir que entre luz solar a las habitaciones. No sacudir ni barrer dentro de la casa, hacer limpieza con paño húmedo. No fumar dentro del hogar. Evitar animales dentro del hogar, para no respirar su caspa.

El tratamiento farmacológico podrá ser por vía oral (antihistamínicos) o por vía nasal (antiinflamatorios tópicos). En el caso de niños se debe ser cuidadoso en la elección del fármaco de acuerdo a su edad. Además, muchos "antialérgicos" producen somnolencia, por lo que siempre se debe consultar al pediatra. En algunos casos en que no se logra el control de los síntomas con la medicación y en niños mayores de 6 años, puede considerarse la inmunoterapia específica. Esta consiste en administrar por vía sublingual o por vía subcutánea concentraciones en aumento gradual del alérgeno específico para inducir tolerancia.

¿Estas alergias son curables?

Si hablamos de enfermedades que tienen una condición genética para desarrollarlas, es difícil hablar de curación. Lo más importante en el caso de los niños es el diagnóstico precoz. El diagnóstico debe plantearse cuando observamos la "marcha atópica": el bebe que comienza con dermatitis o alergia a la leche de vaca, luego aparecerán síntomas asmáticos (crisis de broncoespasmo) y luego rinitis u otras manifestaciones alérgicas.

Realizar este diagnóstico es fundamental para intentar modificar el curso de la enfermedad evitando además complicaciones futuras en la calidad de vida de estos niños.


Populares de la sección