Miedos más comunes de la lactancia

La lactancia es lo mejor para nuestros hijos desde varios puntos de vista, por eso surgen miedos, incertidumbres.

Actualmente están muy difundidas las ventajas de amamantar. Por diferentes medios recibimos el mensaje de que la lactancia es el mejor alimento para el bebé y que también ofrece muchos beneficios a la madre. Todo esto es verdad: la lactancia materna es lo mejor, tanto desde el punto de vista nutritivo, afectivo e inmunológico para nuestro hijo.

Sin embargo, muchas veces a lo largo de este proceso surgen dificultades, incertidumbres, miedos que hacen tambalear nuestra confianza para amamantar. Uno de los miedos más comunes es no poder producir la leche que nuestro hijo necesita.

Ante esto me parece importante mencionar que, si bien la hipogalactia (escasa producción de leche) existe, se da en muy pocos casos. Las razones más comunes por las cuales las madres dejan de amamantar están vinculadas con factores emocionales (nuestra historia personal), sociales (prejuicios, mitos) y aspectos relacionados con la técnica de amamantar en sí.
En esta oportunidad, me voy a centrar en lo que hace a la técnica de amamantar.

Una lactancia exitosa depende, en gran parte, que la técnica de amamantamiento sea la correcta. Cuando la postura es incorrecta se forman grietas y, además, el bebé no logra extraer la leche de forma efectiva. Por esta razón, con un acople no adecuado el bebé podrá succionar durante mucho tiempo el pecho sin conseguir extraer la leche que necesita. Es muy común escuchar: "Está todo el día prendido al pecho y no engorda, debe ser que no tengo leche." Frente a estos casos es importante primero observar la postura para verificar que el acople sea adecuado.

Para lograr un acoplamiento adecuado:
• La madre debe estar cómoda, se sugiere utilizar almohadones.
• El bebé debe estar alineado de tal manera que no tenga que girar la cabeza para tomar del pecho.
• La nariz del bebé debe quedar libre y su mentón apoyarse en el pecho materno.
• La boca debe estar bien abierta.
• El bebé debe tomar una gran parte de la areola, no solo el pezón.

Es de suma importancia tener presente que dar de mamar no duele y no debe producir grietas. Por lo tanto, si tenemos los pezones lastimados es una señal que la postura no es la adecuada.

También es importante saber que si por alguna razón estamos produciendo menos leche de lo que nuestro hijo necesita, es posible revertir la situación.

Otro aspecto importante para lograr una lactancia exitosa es ofrecer el pecho a demanda. Esto significa que tanto la duración de las tomas como la frecuencia de las mismas debe ser determinado por el propio niño. El tiempo que el bebé toma del pecho varía en cada bebé y también varía según la edad y de una toma a otra.

Se ha observado que la restricción del tiempo que el bebé pasa prendido al pecho y la extensión del intervalo entre tomas es una de las principales razones de una baja producción de leche. Los bebés amamantados se regulan a sí mismos y, si se les da la oportunidad, toman lo que necesitan de cada pecho.

No debemos olvidar que dar de mamar es un arte que se aprende y lleva un tiempo de adaptación. Amamantar no siempre es un camino sencillo. En el inicio pueden surgir dudas, complicaciones.
Si estamos seguros qué es lo que queremos, debemos darnos el tiempo para adaptarnos y encontrar nuestra propia manera de vincularnos con nuestro hijo. La confianza en nosotras mismas es un aspecto central en este proceso. Y, si sentimos la necesidad de una ayuda, será importante buscar el asesoramiento adecuado.

Bibliografía consultada
Mohrbacher, N. & Stock, J. (2002) Lactancia Materna. Libro de Respuestas. La Liga de la Leche Internacional. Illinois, USA.
Lactancia Materna: Guía para profesionales. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Monografías de la A.E.P. Nº5.


Psic. Karen Barilas - Asesoramiento en lactancia


Populares de la sección