La conjuntivitis, un mal del verano

¿Por qué se produce? ¿Qué debemos hacer si aparece?

Entrevista al pediatra Gustavo Giachetto

La conjuntivitis es una afección que acompaña a las familias usualmente durante el verano. Por esto Padres hoy conversó con el pediatra Gustavo Giachetto, para conocer sus causas y formas de tratamiento.


¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es un proceso inflamatorio generalmente de causa infecciosa, aunque puede haber otras causas. Afecta la parte conjuntiva del ojo, es decir la esclerótica y la cara interna de los párpados. Generalmente se manifiesta como ojo rojo, a veces con secreciones y puede acompañarse de prurito (picazón).


¿Qué provoca esta afección?

Depende de la edad y la época del año. En general se trata de causas infecciosas, con frecuencia son infecciones virales, pero rápidamente se pueden agregar bacterias que colonizan la región. En ocasiones la conjuntivitis puede ser causada por irritantes químicos, otras veces puede ser una manifestación de una enfermedad alérgica.


¿Cómo podemos evitarla?

Depende del tipo de conjuntivitis. Naturalmente en el caso de irritación química, hay que evitar la exposición a esos factores. Por ejemplo, el cloro de una piscina puede producir una irritación conjuntival y desencadenar una conjuntivitis química en un niño. En los casos alérgicos, no se pueden evitar, pero se pueden tratar. En el caso de conjuntivitis infecciosas, la prevención va asociada a algunos factores como la buena higiene de manos, evitar el contacto con personas que estén enfermas con afecciones respiratorias, porque generalmente son virus del mismo tipo que pueden generar la conjuntivitis.


¿Desde qué etapa del desarrollo del niño podemos encontrar conjuntivitis?

Se observan casos desde el recién nacido. Porque cuando el niño nace, se le colocan unas gotitas en los ojos de nitrato de plata, para prevenir posibles infecciones del canal de parto, y eso a veces produce una reacción conjuntival y da una conjuntivitis química. Este episodio es transitorio y pasajero, lavando los ojos con soluciones salinas (suero) mejora. Algunos bebes presentan conjuntivitis asociada a la obstrucción del lagrimal y generalmente se soluciona con el tiempo. En otras edades es más frecuente la conjuntivitis infecciosa o alérgica.


¿Cómo se debe tratar?

Primero hay que consultar al pediatra de referencia, porque hay que confirmar que se trata de conjuntivitis y no de otra enfermedad. Es importante el control ya que si se deja evolucionar, puede determinar consecuencias mayores, como úlcera o inflamación del párpado. Por eso siempre frente a un ojo rojo y con secreción, sea clara o purulenta (amarillenta, por pus), hay que consultar. El diagnóstico se realiza mediante la observación clínica. El tipo de tratamiento depende del tipo de conjuntivitis. El manejo de la enfermedad implica muchas veces utilizar soluciones salinas, cuando la conjuntivitis es más clara, y otras veces algunos colirios con antibióticos para tratar las infecciones bacterianas.


Es una enfermedad sumamente contagiosa, por eso se recomienda extremar la higiene de manos y los cuidados, como no compartir toallas y cambiar las fundas con frecuencia, cuando hay un afectado en el hogar.




Populares de la sección