El frasco de la calma, una forma de combatir el llanto infantil

Se distraen y entretienen con el contenido del tarro y comienzan a calmar el llanto de forma gradual


frasco de la calma

La educadora María Montessori inventó el "frasco de la calma", una técnica que ayuda a combatir el llanto de los niños.

Según el portal Padres e Hijos, Montessori creó un método de educación para niños que trata de explotar todas las habilidades de los niños sin recurrir al castigo. El objetivo es apuntar al afecto y respeto

El frasco de la calma es un tarro de plástico transparente que contiene agua, pegamento y brillantina. Es importante usar materiales atractivos, con colores brillantes y que el frasco sea mediano, para que no tenga mayor peso.

Si cuando un niño está teniendo una rabieta o un llanto incontrolable toma el frasco, va a lograr distraerse con el movimiento de la brillantina. De esta forma, se comienza a relajar y a calmar de a poco. Se recomienda utilizar este método en niños de dos a cinco años de edad.

Padres e hijos explicó que cumple la misma función que el yoga, la meditación o el ejercicio de mirar una vela. Cualquiera de elllas son técnicas de control de estrés tanto para niños como para grandes.

¿Cómo hacer un frasco de la calma?

Materiales:

  • Frasco de plástico transparente
  • 1 o 2 cucharas de goma de pegar
  • 3 o 4 cucharaditas de brillantina (color a elección)
  • 1 gota de colorante artificial liquido (color a elección)
  • Agua caliente
  • Shampoo infantil transparente
  • Pistola de silicona

Proceso:

  1. Mezclar todos los materiales dentro del frasco, dejando un dedo de aire para que haya movimiento. Las densidades del shampoo y del pegamento provocan distintos movimientos a diferentes velocidades.
  2. Se puede agregar juguetes pequeños dentro o figuras como estrellas, animales o corazones. Se recomienda asegurarse de que no haya materiales tóxicos. Para finalizar, hay que pegar la tapa del frasco con la silicona y chequear que no pierda.



Populares de la sección