El arte como herramienta para sanar la autoestima

El centro cultural para la integración Tarobá realizará El chiquitito que fui con sus alumnos. Además, necesitan recaudar fondos para mudarse

En las primeras horas de un miércoles de noviembre, los 46 alumnos del Centro cultural para la integración Tarobá finalizan el ensayo de la obra de teatro de fin de cursos, y se sientan en el piso para escuchar las correcciones y próximas metas que propone el subdirector, Pablo León. Todos escuchan atentos y enseguida retoman para ensayar dos escenas y dos coreografías. Una vez culminado esto, se dividen en los grupos para concurrir a los distintos talleres que ofrece la institución.

"Nos gusta trabajar de lo micro a lo macro, de que puedan tener la habilidad de vestirse, lavarse los dientes, sociabilizar con sus pares, después de todo eso que empiecen a adquirir conocimientos"

Tarobá es un centro cultural que surgió en 1999 con el fin de apoyar a niños y adultos con discapacidad para que puedan encontrar y experimentar sus talentos. Según el subdirector, cuentan con alumnos con síndrome de Down, con problemas motrices, con retardo intelectual, e interactúan con estudiantes sin discapacidad.


"Nos gusta trabajar de lo micro a lo macro, de que puedan tener la habilidad de vestirse, lavarse los dientes, sociabilizar con sus pares, después de todo eso que empiecen a adquirir conocimientos"

En la mañana, los alumnos concurren al centro para tener apoyo pedagógico, que se dividen en tres niveles: básico, intermedio y avanzado. Allí trabajan distintas materias curriculares de acuerdo a las capacidades de cada uno. Una vez a la semana tienen un taller de radio en internet, en el que ellos mismos generan contenidos y entrevistan a personalidades del medio, según cuenta el subdirector.

Luego, en la tarde tienen talleres artísticos: teatro, música, expresión corporal, espacio adolescente -con temas emergentes por los alumnos-, taller de huerta, taller de fotografía y fonoaudiología. Este último, según cuenta León, se enseñan ciertos ejercicios en grupo para que luego lo puedan practicar en sus casas. Además, hacen piscina y gimnasia en el club COETC.

Para celebrar el cierre de año, siempre hacen una obra en la que involucran todas las áreas artísticas y donde participan los 46 alumnos -niños desde los seis años hasta adultos de 52. Este año reestrenan El chiquitito que fui, pieza que les permitió ganar un premio Florencio Sánchez infantil en 2016.

León explica que de acuerdo con la capacidad de cada uno, algunos bailan y los que se destacan en la oralidad y la lectroescritura tienen más parlamentos. "El objetivo es mostrar lo que se trabajó durante el año y por lo que trabajan todos", agrega.

El chiquitito que fui (escrita por Michel Jubín), está basada en el Principito y en Chiquititas, y a lo largo del año lo van tratando en las diferentes materias. Se utilizan como eje los diferentes personajes.

Según León, con las obras buscan que los alumnos se sientan capaces y puedan "sanar su autoestima". "La cultura es la mejor herramienta para sanar autoestima. Cuando se sana, podemos lograr que las persona tenga la capacidad de adquirir otros conocimientos", sostiene.

Por ello, además de esta presentación, desde el año pasado cuentan con Tarobá producciones, que apunta a realizar espectáculos teatrales inclusivos. Es decir, realizan un casting abierto y seleccionan distintos personajes entre los que hay al menos uno con discapacidad.

Con esto se busca que las personas con discapacidad tengan la posibilidad de trabajar. Suelen ser producciones comerciales y los participantes ganan plata a porcentaje como en cualquier otra obra.

Incluso, en más de una ocasión alumnos del centro compartieron escenario con personalidades mediáticas como Claudia Fernández o María García, que es la madrina de Tarobá. El subdirector entiende que es una forma de mostrarle a ellos que también pueden y que están al mismo nivel.

"Es una forma de expresarse y de mostrar tal cual son sin ninguna diferencia"

A su vez, para León son fundamentales estas instancias porque es últil para demostrarles que pueden ser autónomos. "Nos sirve a nosotros para decirles 'si vos te subiste a un escenario con María García, sos capaz de...'".

Uno de los objetivos principales del centro es que el alumnos logre volverse un ser autónomo. La realidad es que muchas familias los sobreprotegen y a veces eso los limita.

El chiquitito que fui

La obra se realizará el viernes 8 de diciembre a las 20:00 horas. En el teatro Astral –Durazno 1480-, y quienes estén interesados en ir pueden comprar su bono ($150) en Tarobá o por medio de algún alumno.

Embed


Tarobá necesita tu ayuda

El centro cultural necesita mudarse a un local más grande para poder aceptar a más alumnos, y para que los que ya están tengan más comodidad en el espacio. Para ello, están abiertos a recibir colaboración a través del:

  • 0908 4430 para $200
  • 0908 4431 para $300
  • 0908 4432 para $500
  • Embed

La donación de debita por única vez en la factura de ANTEL.


Comentarios