Dulces sueños: consejos para un colecho feliz

Más allá de la eterna discusión sobre esta práctica, tiene beneficios hacerla

El colecho, actividad que se da cuando los padres duermen en la misma cama que el bebé o niño, es una práctica con opiniones divididas. Muchos padres lo realizan y muchos otros están en contra. De todas formas es una decisión muy personal que depende de las preferencias y posibilidades de la familia.

Quienes están a favor de la práctica aseguran que el colecho tiene beneficios psicológicos y emocionales en el desarrollo de los niños. Asimismo, si se realiza con seguridad y responsabilidad resulta una experiencia positiva tanto para los padres como para el bebé, ya que fortalece el vínculo familiar, facilita la alimentación nocturna y permite que descanse mejor toda la familia, lo que conlleva a que el niño aprenda a dormir tranquilo.

La forma más saludable de practicarlo es usando una cuna de extensión colocada del lado de la mamá, y evitar así que el bebé o niño duerma en la misma cama que los padres.

Consejos para practicarlo con responsabilidad:

  • No realizarlo si uno de los padres está enfermo, o si fuman en la habitación
  • No cubrir la cabeza del bebé mientras duerme
  • Evitar los acolchados pesados y los peluches o almohadas demasiado mullidas
  • Para que sea beneficioso debe hacerse de forma natural y tiene que ser consensuado por los dos padres
  • Es necesario mantener una temperatura entre 16 y 18 grados
  • Para llevar a acabo esta práctica, hoy en día se encuentran cunas de colecho en el mercado, para dormir junto al bebé de manera segura y cómoda.

Estos son algunos ejemplos que ofrece INFANTI:


cuna colecho 2.JPG


CUNACC PH.JPG


¡Arrorró mi niño!



Populares de la sección