¿Dudas acerca de la analgesia epidural?

Despejamos las preguntas más comunes: si afecta a la sensibilidad de la madre, si hay contraindicaciones para el bebé
El parto de un hijo es uno de los momentos más intensos en la vida de una mujer. Por eso es recomendable planificarlo, conocer los diversos escenarios posibles y buscar todas las herramientas que la puedan ayudar a vivirlo de la mejor manera.

En esta oportunidad, Padres hoy consultó al Dr. Carlos Álvarez, acerca de las características y utilidades de la analgesia epidural.

¿De qué se trata la analgesia epidural?

Primero que nada debemos diferenciar entre anestesia y analgesia. La anestesia es general, es un bloqueo total del organismo y la analgesia no.

La analgesia epidural es un procedimiento para tratar de calmar el dolor de la mamá. Que pueda pasar su trabajo de parto y su parto de forma tranquila, colaborando con el equipo de salud que la está atendiendo. Justamente por definición es calmarle el dolor, pero sin que pierda otras sensaciones y funciones, como mover las piernas o pujar correctamente.

¿La madre no pierde la sensibilidad?

Si la analgesia está bien instituida, la madre no debería perder las sensaciones. Lo que debería pasar es que la madre sienta menos dolor, pero permitiendo movilidad y sensaciones generales. La analgesia del parto se va regulando a medida que va transcurriendo el trabajo de parto, y cuando llega al final, cuando la mamá tiene que pujar, lo ideal es que la madre pueda sentir el pujo. A veces esto es difícil de lograr con la analgesia epidural. Hay algunas madres que pierden la sensación de pujo, pero no así las ganas de pujar, la fuerza de pujar. Pujan asistidas por el ginecólogo y la partera que le van diciendo cuándo tiene que pujar. Aunque la madre también se da cuenta, porque se le pone dura la panza, puede sentir la contracción, aunque no tenga dolor, y ahí puja.

¿Puede haber alguna contraindicación para el bebé?

No. Es una técnica ampliamente efectiva y segura, utilizada en todo el mundo. Justamente porque brinda una excelente calidad analgésica y no pasa la barrera placentaria. Los fármacos no producen deterioro en el bebé. Los índices de Apgar, que son los índices que se utilizan para chequear el estado del recién nacido, son normales cuando la mamá tiene analgesia en el parto, por lo que no tiene contraindicación ninguna para el bebé.

¿Se puede aplicar en cualquier momento del trabajo de parto?

Se indica, en general, para el momento en que la mamá sienta dolor y esté en el trabajo de parto, sea cual sea la dilatación que tenga.

¿Se recomienda coordinarla desde antes o conviene definirlo en el momento?

Lo ideal es que la madre experimente su trabajo de parto, vea cómo le va, si puede manejar su dolor. Si lo puede manejar correctamente sin necesidad de analgesia epidural, bárbaro. En caso de que la madre empiece a sufrir mucho dolor, puede llegar a descontrolarse. Entonces ahí sí tiene la posibilidad de pedir la analgesia epidural, en cualquier momento del trabajo de parto y se le puede realizar.

Hoy en día la analgesia se ofrece de forma gratuita en algunos centros y en otros no. ¿Cómo se debería manejar este tema?

Desde el punto de vista de la Cátedra de Anestesiología, que integro como docente, creemos que la madre tiene derecho a tener esta prestación en todo el sistema nacional de salud; que la madre debería tener acceso a esta posibilidad. Para eso estamos trabajando. También estamos formando recursos humanos. Todos los residentes de anestesia pasan por el servicio de analgesia del parto del Periera Rossell. Así que salen con una formación básica para hacer analgesia en el parto. Y estamos trabajando con el Ministerio de Salud Pública para que esta prestación, en algún momento, pueda hacerse efectiva y disponible para todas las madres del país.


Populares de la sección