Cómo un nombre atractivo puede hacer que los niños coman más verduras

Un estudio de la Universidad de Stanford comprobó que haciendo parecer los alimentos saludables más entretenidos se consumen más

En el último tiempo se ha presenciado un aumento de personas obesas en el mundo, que llevó a que expertos comenzaran a buscar alternativas para que niños y jóvenes coman más sano. El objetivo es aumentar el consumo de verduras y frutas.

Según informó El País de Madrid, un estudio demostró que cambiar el nombre de las verduras y frutas, haciéndolos más atractivos, hacen que elijan alimentos sanos. La investigación se llevó a cabo por la Universidad de Stanford y fue publicada la semana pasada en JAMA.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud aseguró que un 10% de la población mundial padece de obesidad y enfermedades relacionadas, como problemas cardíacos y diabetes. A esta enfermedad se la está catalogando por los expertos como La Epidemia de nuestro tiempo.

Para combatir el sobrepeso y la obesidad hay que promover la ingesta de alimentos nutritivos y saludables, aunque a veces no sea la comida más deseada por los niños.

En la búsqueda de soluciones, la Universidad de Stanford propone que si se describe a los alimentos sanos con términos más similares a los que se usan para la comida no saludable, puede ayudar a que lo coman más.

El experimento se realizó durante el 2016 en el comedor de la Universidad de Stanford. Las verduras que se ofrecían en el menú diario eran descritas como básicas, sana restrictiva, positiva sana, o indulgente. Por ejemplo, en la descripción básica se ponía como "zanahoria"; la sana restrictiva las llamaba "zanahorias con aderezo de cítricos sin azúcar; la salud positiva apuntaba a indicar que "esta es la elección inteligente de zanahorias con vitamina C" y la indulgente como "zanahorias retorcidas con cítricos glaseados".

Fueron elegidos 8.729 menús con verdura de los 27.933 que se sirvieron en total. Como resultado se obtuvo que los nombres más seductores de platos con verduras hicieron que la mayoría de los estudiantes los eligieran frente a los que estaban descritos de una forma más básica o saludable.

En base a este estudio, ven la técnica como una posible forma de promover la alimentación saludable. "Sobrevalorar positivamente los alimentos, haciéndoles más seductores y haciendo hincapié en sus propiedades y beneficios, hace que se coman más. Por ejemplo, en niños, una buena técnica podría ser usar superhéroes", agregaron.

Si bien el objetivo está en fomentar esto en los niños, también puede servir para motivar a los adultos a que consuman más verduras.

"Esta estrategia, que es barata, se podría implantar también en restaurantes, cafeterías y productos de venta en supermercados. Aunque más investigación es necesaria con el fin de explorar el potencial de los nombres atractivos para paliar la perversa cultura que describe a las verduras como menos sabrosas".



Populares de la sección